«No pongas el dinero por delante. Aprende de los mejores especialistas»: ¿qué debe tener en cuenta un joven otorrinolaringólogo al iniciar su carrera?

Hablamos con el profesor Jan E. Veldman, profesor jubilado, otorrinolaringólogo e inmunólogo; de 1975 a 2004 trabajó en la Clínica ORL de Utrecht (Países Bajos), profesor del Departamento de Otología Experimental y Otoinmunología de Utrecht -creada especialmente para él por la Universidad de Utrecht-; presidente fundador de la conferencia científica internacional ORLIAC, organizada ininterrumpidamente desde los años ochenta del siglo XX ; Amigo para siempre del Centro Mundial Auditivo del Instituto de Fisiología y Patología Auditiva de Varsovia/Kajetany.

A.M.: ¿Qué aconsejaría usted a un joven otorrinolaringólogo al comienzo de su carrera profesional?

Prof. Jan E. Veldman: No pongas el dinero por delante. Aprende de los mejores especialistas: laringólogos y cirujanos de cabeza y cuello. Obten su primera formación en tu país. Después, vete al extranjero y trata de encontrar un entorno profesional y agradable para seguir formándote y adquirir experiencia. Cuando vuelvas a casa, empieza a crear tu propio equipo. En su desarrollo posterior, da importancia tanto al trabajo clínico como al científico: escribe y publica, asiste a diversas reuniones científicas y preséntate a ti mismo y a tu trabajo. Intenta asistir a los talleres de ORL organizadas periódicamente por diferentes centros y en los que los profesores están dispuestos a ayudar a los jóvenes médicos y a compartir su experiencia.

Prof. Jan E. Veldman

A.M.: ¿Tiene en mente algún curso de formación específico?

Prof. J.E.V.: Se puede buscar una formación en Internet. Desde 1984 se celebran reuniones académicas internacionales de ORLIAC iniciadas por mí, que tienen lugar cada dos años y siempre incluyen un taller de ORL. Durante la reunión de este año en Roma, habrá un curso denominado Satellite Temporal Bone Course dirigido por el Prof. Henryk Skarżyński y el Prof. Piotr Skarżyński del Centro Mundial Auditivo IFPS (Varsovia/Kajetany) así como por el Prof. Milan Profant de la Universidad Comenius (Bratislava, Eslovaquia). En 1994, en Tailandia, junto con colegas del Ministerio de Sanidad en Bangkok, organicé el primer TBC. A lo largo de los años, creé allí una facultad junto con profesores-amigos de Estados Unidos, Australia, Austria, Francia, Italia, España, Bélgica y los Países Bajos. El curso TBC, de una semana de duración, sigue celebrándose allí, con participantes de toda la región del sudeste asiático. Tras el curso, muchos miembros de la facultad se unen a la organización tailandesa denominada Thai Rural Ear Nose and Throat Fundation como voluntarios antes de regresar a sus países para operar a personas pobres en sus lugares de residencia. Mi siguiente iniciativa fue organizar cursos anuales de formación de una semana de duración en cirugía de cabeza y cuello junto con un equipo holandés de cirujanos de cabeza y cuello, también en Bangkok. Ambos cursos son ahora parte integrante del programa de formación de cinco años de duración destinado para los residentes en Tailandia. Es un gran honor para todos nosotros que nos hemos dedicado a la enseñanza en el Sudeste Asiático.

A.M.: ¿Qué es lo más importante, aparte de la aptitud manual, si se quiere llegar a ser un buen especialista en esta profesión?

Prof. J.E.V.: La persistencia es ciertamente importante. Una vez finalizados los estudios, se necesitan entre 5 y 10 años para convertirse en un buen especialista. Durante estos años, lo más importante es adquirir experiencia – operar bajo la dirección de cirujanos experimentados, preferiblemente en varios centros de todo el mundo, en países donde sea posible, por ejemplo, Japón, Corea, Vietnam, India, Indonesia, Malasia o Sudáfrica. En algunos países hay restricciones legales para que los extranjeros realicen cirugías, por ejemplo, en Estados Unidos, donde sólo se puede ser observador. En los años ochenta y noventa viajé todos los años a países del sur de Asia, principalmente Tailandia, Japón y Corea, como profesor visitante y operé allí. Mucha gente vino para ver y aprender.

A.M.: ¿Son importantes también ciertas cualidades personales?

Prof. J.E.V.: En primer lugar, hay que tener respeto por los demás, ser educado en las relaciones y no discriminar a nadie, especialmente por el color de su piel. Estas cualidades son también la base de una buena cooperación en equipo y en las actividades científicas internacionales.

A.M.: ¿Y en sus relaciones con los pacientes?

Prof. J.E.V.: Por supuesto, también. Y tienes que ser honesto, contigo mismo y con la gente. En el caso de los pacientes, hay que hablar con naturalidad y franqueza sobre las posibilidades de tratamiento, y luego sobre los resultados. Si algo va mal durante la operación, hay que decírselo al paciente con sinceridad. Las cirugías de orejas pueden ser peligrosas. Si ves que algo puede ser demasiado complicado para ti, no lo hagas. O encuentra una formación adicional gracias a la que puedas desarrollar tu competencia.

A.M.: ¿Y cómo enfrentarse al fracaso?

Prof. J.E.V.: Bueno, todo el mundo tiene problemas. Merece la pena analizar más adelante qué es lo que ha fallado. Un cirujano experimentado sabe cuándo debe retroceder durante una operación si surgen problemas. Son los años de práctica y experiencia que le permiten reconocer este momento particular. Por eso, los médicos jóvenes deben operar bajo la supervisión de mentores experimentados que digan «Para, no sigas» en un momento crítico. El mentor no puede dejar a su alumno durante la operación. Además, el tutor, si ve que el residente no tiene aptitudes para la microcirugía, debe saber decírselo. Hay otro aspecto relacionado con el posible fracaso – el mantenimiento de la destreza y la competencia. No se puede operar 2-3 veces al año y seguir siendo un buen cirujano. Para mantener la destreza y la artesanía, hay que operar constantemente. Después de la jubilación, cuando ya no tienes una rutina diaria, tienes que dejar de operar.

A.M.: Al principio de nuestra conversación mencionó la creación de su equipo. ¿Cómo se forma un buen equipo desde cero?

Prof. J.E.V..: Para encontrar colaboradores valiosos, hay que tener conocimientos y experiencia, así como -como se dice- olfato para las personas. Las personas excéntricas, interesadas y antipáticas no funcionan bien en un equipo. Conviene saber que la creación de un buen equipo es un proceso que puede llevar muchos años y que requiere la atención y la sabia orientación del líder. También es importante tener en cuenta las palabras de Hipócrates: «Mantén el respeto y la lealtad a tus profesores».

AM: En esta época en la que un microcirujano tiene a su disposición equipos de alta tecnología -microscopios, ordenadores, robots- y otros nuevos avances tecnológicos, ¿qué sigue siendo un reto en el campo de la otorrinolaringología?

Prof. J.E.V: Creo que las nuevas tecnologías en sí mismas siguen siendo un gran reto para nosotros.

AM: Muchas gracias por la entrevista.