El Día Mundial de la Audición

El Día Mundial de la Audición fue lanzado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se celebra cada año el 3 de marzo para concienciar sobre la prevención de la sordera y la pérdida de audición y para promover la prevención auditiva en todo el mundo. Las principales celebraciones se realizan anualmente en la sede de la OMS en Ginebra. En los últimos años, cada vez más Estados miembros y organismos asociados se han sumado al Día Mundial de la Audición organizando una serie de actividades y eventos en sus países. La pérdida de audición no tratada es la principal causa de morbilidad y genera un coste anual de 750.000 millones de dólares en todo el mundo.

La edición de este año se celebra bajo el lema «Quieres oír durante toda la vida, cuida tu audición» y es un evento de gran alcance, ya que se calcula que más de mil millones de personas sufren diversas deficiencias auditivas que afectan a la comunicación diaria. La inmensa mayoría vive en países de ingresos bajos y medios, donde no hay acceso a los servicios médicos necesarios. Los datos de la OMS también muestran que, por término medio en todo el mundo, el 83% de las personas que deberían utilizar un audífono no lo hacen. A menos que se tomen medidas eficaces en el ámbito de la prevención y el tratamiento, el número de personas con pérdida de audición severa por sí solo aumentará a más de 900 millones en 2050.

Durante el Día Mundial de la Audición 2022, la OMS se centrará en métodos de concienciar sobre la escucha segura como forma de mantener una buena audición durante toda la vida. De hecho, muchas de las causas comunes de la pérdida de audición pueden prevenirse, incluida la pérdida de audición causada por la exposición a sonidos fuertes, y una escucha segura puede reducir el riesgo de pérdida de audición relacionada con el ruido.

En 2021, la OMS publicó el Informe Mundial sobre la Audición, en el que se destacaba el creciente número de personas que viven con pérdida de audición y corren el riesgo de padecerla. El profesor Henryk Skarżyński, director del Instituto de Fisiología y Patología del Oído, señala que estas cifras podrían ser mucho más elevadas debido a la creciente magnitud de los daños auditivos en los pacientes de Covid-19.

– La situación ha ido cambiando de forma muy dinámica en los últimos dos años. – subraya el Prof. H. Skarżyński – Al principio de la pandemia, los trastornos auditivos eran similares a los de otros pacientes que sufrían una infección de las vías respiratorias superiores. Los cambios en la superficie de las membranas mucosas de la nariz, en la nasofaringe, en las trompetas auditivas y la exudación en el oído medio provocaban una pérdida de audición progresiva, consecuencia de la hinchazón y la acumulación de líquido en los oídos medios. A medida que las infecciones de la nariz y los senos paranasales desaparecían, las lesiones del oído también solían resolverse y la pérdida de audición retrocedía. Se notaba sobre todo en los niños que ya habían estado enfermos y que sufrían nuevas infecciones de garganta o nariz. El año pasado observamos otro fenómeno muy preocupante tras la infección por Covid-19, tanto en niños como en adultos. Se trata de una discapacidad auditiva unilateral o bilateral como consecuencia de un daño permanente en la función del oído interno. En muchos de estos casos, incluso había una sordera unilateral o bilateral completa, que requería tratamiento quirúrgico. – añade el profesor H. Skarżyński.

Por el lado positivo, los pacientes polacos son los primeros, o unos de los primeros del mundo, en tener acceso a todas las tecnologías más recientes y a procedimientos clínicos pioneros. Los especialistas del Centro Mundial pueden ayudar a casi cualquiera, sacándolo del mundo del silencio, la soledad y el aislamiento. Durante casi 20 años, el Centro Mundial de Audición ha realizado el mayor número de operaciones de mejora de la audición del mundo. El año pasado también se produjo el mayor número de cirugías de implantes auditivos del mundo para pacientes con diferentes tipos de sordera.

Para mí es muy importante que las personas sordas y con discapacidad auditiva profunda puedan seguir siendo socialmente activas. Y que los que nacieron sordos puedan desarrollar su audición, su habla, otros idiomas y otras habilidades, por ejemplo, las artísticas. – dice el profesor Henryk Skarżyński. – Por eso me ha alegrado mucho saber que el 3 de marzo, exactamente  el Día Mundial de la Audición, habrá un estreno extraordinario de una película. Los espectadores de toda Polonia están invitados a los cines para ver la película «Sonata», de la que somos mecenas de honor. Es una historia real de mi paciente y un músico excepcional, Grzegorz Płonka de Murzasichle. La película, basada en hechos, muestra un camino increíble  y muy conmovedor que recorrió el joven hasta conseguir algo aparentemente imposible.

Esta es una historia que ocurrió realmente. Grzegorz Płonka (Michał Sikorski), tras años de vivir en completo silencio, gracias a la determinación de sus padres (Małgorzata Foremniak, Łukasz Simlat), al apoyo de un grupo de buenas personas y a un procedimiento de implante en el Instituto de Fisiología y Patología del Oído  del profesor Henryk Skarżyński (Jerzy Stuhr), recuperó la audición y pudo cumplir el mayor sueño de su vida: tocar la ‘Sonata Claro de Luna’ de Beethoven. La película, que supone el debut en el largometraje del director Bartosz Blaschke, obtuvo el Premio del Público y un premio individual para Michał Sikorski por su debut como actor profesional en el 46º Festival de Cine de Gdynia.

Grzegorz Płonka es paciente del profesor H. Skarżyński y del Instituto desde 2007. Durante muchos años el niño fue diagnosticado incorrectamente. Sólo a los 13 años se le diagnosticó una pérdida auditiva neurosensorial grave. Antes de eso, se sospechaba de autismo y una discapacidad mental profunda. «Al recibir el implante, ocurrió algo que no esperaba: oí el canto de los pájaros. Y quería escucharlos todo el tiempo» – recuerda Gregory. – «Después de tener insertado el implante, todo cambió, todo fue nuevo. Empecé a escuchar, a jugar con los sonidos, y simplemente me enamoré de la música. Gracias al implante, hoy puedo oír toda la orquesta, las flautas, las notas altas». A base de un esfuerzo, aprendió a tocar la «Sonata Claro de Luna» de Ludwig van Beethoven y se convirtió en el ganador del Ier Festival Internacional de Música para Niños, Jóvenes y Adultos con Trastornos Auditivos «Ritmos Cocleares» en 2015. Grzegorz consiguió hacerlo,  y se graduó  en una escuela de música de primer nivel, en cursos de informática, lanzó su propio disco y dirige su canal en You Tube. Se interesa por la fotografía, sacando fotos de plantas y montañas. Aprendió por sí mismo a afinar un piano. Sin embargo, para el Prof. Henryk Skarżyński y su equipo, seguirá siendo ante todo un embajador de lo que se ha conseguido en el tratamiento de los trastornos auditivos gracias a los avances de la ciencia y la medicina.

En 2017, la lic. Barbara Kaczyńska, el Prof. Henryk Skarżyński y el equipo del Instituto produjeron una película documental dedicada a Grzegorz Płonka titulada: «Mi Sonata Claro de Luna», que durante el Festival de Formas Documentales NURT en Kielce, recibió el Premio Especial Anual de Radio Kielce «por el arte del sonido en forma documental». Los logros artísticos de los pacientes del profesor Henryk Skarżyński se presentaron en el musical «Silencio Interrumpido» dirigido por Michał Znaniecki,  para el que el profesor escribió el libreto, la música fue escrita por el profesor Krzesimir Dębski, y que fue puesto en escena en 2019 en la Ópera de Cámara de Varsovia. El profesor Henryk Skarżyński hace referencia a muchos logros de los pacientes en la novela cinematográfica «El retorno de Beethoven», publicada hace un año.