La escuela polaca de otocirugía cumple 30 años

En 2022, el Instituto de Fisiología y Patología del Oído celebra el 30º aniversario de la primera operación de implante coclear en Polonia realizada en una persona sorda y el 20º aniversario de la primera operación en el mundo para devolver la audición a un paciente con sordera parcial. Ambos procedimientos realizados por el profesor Henryk Skarżyński fueron puntos de inflexión en la otocirugía y constituyeron hitos en el progreso del tratamiento de los trastornos auditivos. Este año también se celebra el 25º aniversario de la presentación en Nueva York del primer concepto mundial de cómo preservar la audición residual preoperatoria y la estructura del oído interno. En la práctica clínica, eso supuso que aumentaran las indicaciones para aplicar implantes cocleares: de decenas de miles a cientos de miles de pacientes. La estrategia quirúrgica desarrollada y presentada en aquel momento ofreció nuevas oportunidades y posibilidades para el uso de implantes cocleares en pacientes con sordera incompleta.

Henryk Skarżyński, entonces profesor asociado, realizó la operación pionera en la Academia Médica de Varsovia. La academia polaca se unió así al pequeño grupo de centros altamente especializados del mundo donde se realizan operaciones para devolver la audición a las personas sordas. La operación fue también el primer paso para poner en marcha un programa de implantes cocleares en nuestro país, que en los años siguientes benefició a miles de personas sordas y, posteriormente, también a las personas con problemas de audición. La cirugía pionera de la otocirugía polaca tuvo una amplia repercusión en la prensa, y el tema del tratamiento quirúrgico de la sordera fue abordado por los medios de comunicación más importantes de la época: los telediarios y los servicios de prensa y radio.

– Los aniversarios son una oportunidad no sólo para recordar, sino también para reflexionar, formular conclusiones e incluso soñar más. Todo lo que yo y mi equipo hemos conseguido, me produce una gran satisfacción, la convicción de que no hemos perdido el tiempo y, sobre todo, la sensación de que, gracias a nuestro trabajo, los defectos auditivos profundos, que hace 30 años descartaban las posibilidades de un funcionamiento normal de los pacientes, hoy no son un obstáculo para el aprendizaje efectivo, el trabajo y el desarrollo de las pasiones artísticas. – dice el profesor Henryk Skarżyński. – Hoy en día, cosa que repito mucho, gracias a los avances médicos es posible ayudar a casi todas las personas con trastornos auditivos, y los pacientes polacos han sido los primeros o unos de los primeros del mundo en tener acceso a las tecnologías médicas y los métodos de tratamiento más modernos. Soy médico por vocación, y por eso -aunque en los últimos 30 años he colocado miles de implantes auditivos y he realizado unas 220.000 intervenciones quirúrgicas de otro tipo – me alegra cada una de las operaciones realizadas con éxito. Me da fuerzas la alegría de las personas a las que las intervenciones otoquirúrgicas realizadas en el Centro Mundial Auditivo les devuelven una buena audición y les permiten así comunicarse e interactuar con los demás de forma eficaz, aumentando de esta manera sus posibilidades de tener una vida más feliz y rica. Como dijo Wiesław Bator, el paciente al que hice el primer implante coclear en Polonia en 1992, «la capacidad de entender a la gente, la capacidad de comunicarles tus sentimientos es una gran riqueza».

Hasta 2002, en todo el mundo se solía recomendar la cirugía de implante coclear sólo en caso de una pérdida de audición profunda y de la sordera total. Al margen de las posibilidades de un tratamiento eficaz, seguía existiendo un grupo importante de pacientes con la llamada sordera parcial. Este grupo muy específico de pacientes tiene una audición eficiente o normal en el rango de las frecuencias bajas, pero la audición de los sonidos de alta frecuencia está deteriorada. En la práctica, esto significa que estas personas tienen un buen sentido del sonido pero no siempre son capaces de comprender bien el habla: normalmente sólo entienden entre el 5 y el 15 por ciento de la información que les llega por el oído, y eso en buenas condiciones acústicas. El profesor Henryk Skarżyński estaba decidido a dar a estos pacientes la oportunidad de oír bien también.

– Tras poner en marcha el programa de implantes cocleares en 1992 y realizar más de 1.500 operaciones de implante en niños y adultos, contemplé el problema de la sordera parcial y la conservación de la audición existente desde una perspectiva diferente a la anterior.  Llegué a la conclusión de que la idea moderna de la sordera parcial es algo diferente de lo que era antes y que los criterios de selección de los métodos acústicos y eléctricos que proporcionan los audífonos, los implantes de oído medio y los implantes de oído interno pueden cambiar y complementarse. – recuerda el Prof. H. Skarżyński – Este nuevo enfoque brindó la oportunidad de tratar a pacientes que no se beneficiaban de los audífonos clásicos y que, al mismo tiempo, no reunían las condiciones para someterse a una cirugía de implante coclear, dadas las prácticas de la época. Este enfoque permitió que, al observar los resultados de las pruebas auditivas que indicaban una pérdida de audición parcial, se pudiera empezar a hablar de forma realista de tratarla, utilizando la tecnología punta de implantes cocleares gracias a la estrategia otoquirúrgica desarrollada.

Desde 1997, el profesor H. Skarżyński ha investigado y realizado regularmente operaciones en pacientes con pérdida auditiva profunda que permitían preservar tras la implantación los restos auditivos preoperatorios en el rango de las bajas frecuencias. Los resultados de su investigación indicaron que la colocación adecuada de los electrodos del implante en el oído interno permitía conservar los residuos auditivos existentes tanto en adultos como en niños.

– Finalmente, mis muchos años de trabajo sobre el problema de la sordera parcial dieron lugar a la primera operación de implante coclear del mundo, realizada el 12 de julio de 2002 en un paciente con este trastorno auditivo, y así fue lanzado el primer programa de tratamiento de la sordera parcial del mundo. – recuerda el Prof. H. Skarżyński – Esa primera paciente fue Kasia, que solo podía oír sonidos en la gama de frecuencias bajas, mientras que no podía oír en absoluto las frecuencias medias o altas. Como estudiante de psicología, comprendía muy bien el riesgo que corría al decidir someterse a un tratamiento pionero. Sin la actitud adecuada de la paciente, me habría resultado difícil decidirme por una operación que nadie en el mundo había realizado antes.

El desarrollo de un procedimiento quirúrgico para resolver el problema de la sordera parcial ha abierto ante nosotros un nuevo panorama. De hecho, en las sociedades que envejecen, especialmente en el Occidente, hay cada vez más problemas de diferente tipo de pérdidas auditivas parciales. Mientras tanto, una de las piedras angulares del desarrollo de las sociedades modernas es el progreso en el contacto humano, el acceso y el intercambio de información. A principios del siglo XX, alrededor del 95% del funcionamiento y la posición de una persona en la sociedad estaban determinados por las habilidades manuales; hoy, más del 94% está determinado por la capacidad de comunicación. Para ello, es esencial tener una buena audición. Por tanto, el desarrollo de un procedimiento para el tratamiento de la sordera parcial ha supuesto una oportunidad real de ayudar a decenas de millones de personas que no pueden desenvolverse con normalidad en el mundo moderno debido a diversos tipos de deficiencias auditivas.

– Empezamos de forma modesta: en un pequeño laboratorio equipado con sólo ocho puestos para practicar en los preparados. – dice el Prof. H. Skarżyński – Hoy en día, en el Centro Mundial Auditivo de IFPS, contamos con el mejor y el mayor laboratorio del mundo para la práctica de técnicas quirúrgicas. Hemos conseguido construir el Centro de Técnicas Quirúrgicas Avanzadas con un laboratorio único dotado de 30 puestos de trabajo para la otocirugía y la rinocirugía, equipos modernos para la práctica en preparados anatómicos y simuladores informáticos. Durante el 64º Taller Window Approach Workshop (WAW), junto con el equipo del Centro Mundial Auditivo de IFPS, realicé más de 1.300 operaciones otoquirúrgicas de demostración, presentando el método de tratamiento de diferentes tipos de sordera, incluido el tratamiento de la sordera parcial en el que se mantiene la estructura del oído interno intacta.

En muchos casos, se trataba de soluciones quirúrgicas pioneras y originales para el tratamiento de nuevos grupos de pacientes de diferentes edades. En el Centro Mundial Auditivo, estas operaciones las vieron más de 8.000 especialistas de todos los continentes.

En la actualidad, más de 12.500 usuarios de implantes auditivos siguen bajo el cuidado de los especialistas de Kajetany. Hasta la fecha, en el Instituto se han realizado casi 4,5 millones de exámenes y consultas y se han llevado a cabo más de 600.000 intervenciones quirúrgicas.