Ya queda atrás la 8ª edición de «Ritmos Cocleares”

El concierto final de gala del 8º Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares», titulado «Artistas para los pacientes», este año ha coincidido con la celebración de importantes aniversarios en el Instituto de Fisiología y Patología del Oído de Kajetany. Julio es un mes especial para el Centro Mundial Auditivo y para la otocirugía mundial. El día 16 de julio de 1992 – hace 30 años – el profesor Henryk Skarżyński realizó la primera intervención quirúrgica en Polonia para incertar un implante coclear en un adulto completamente sordo; un día después, un niño sordo de 5 años recibió un implante de este tipo. En 1997 – hace 25 años – el profesor puso en marcha el primer programa del mundo para preservar la audición residual preoperatoria antes de insertar el implante coclear, y el 12 de julio de 2002 – hace 20 años –  realizó la primera cirugía del mundo de inserción de implante en una persona con sordera parcial. Estos acontecimientos históricos se convirtieron en un motivo de celebración.

Para celebrarlos, se organizó un concierto extraordinario con la participación de artistas, artistas-pacientes y ganadores de la 8ª edición del Festival «Ritmos Cocleares» en la sede del Grupo Estatal Folklórico de Canto y Danza Tadeusz Sygietyński «Mazowsze», que actuó como invitado especial en la segunda parte del concierto titulado «Caleidoscopio de colores polacos».

Los invitados que llegaron al concierto en la Sala de conciertos Mira Zimińska-Sygietyńska fueron recibidos por Agata Konarska y Maciej Miecznikowski. Entre los invitados se encontraban numerosos representantes de las autoridades estatales y de las comunidades académicas, científicas, médicas y empresariales, como Marian Banaś, presidente del Órgano Supremo de Auditoría, el viceministro de Sanidad Marcin Martyniak, la presidenta de la Comisión de Sanidad del Senado Beata Małecka-Libera, la senadora prof. Alicja Chybicka, el senador Jacek Bogucki, el diputado prof. Wojciech Maksymowicz, Mikołaj Pawlak, Defensor del Menor, Prof. Romuald Zabielski, Vicepresidente de la Academia Polaca de Ciencias, Su Magnificencia Prof. Piotr Wachowiak, Rector de la Escuela de Economía de Varsovia, Su Magnificencia Rev. Prof. Ryszard Czekalski, Rector de la Universidad Cardenal Stefan Wyszyński, Presidente del Instituto de la Seguridad Social Prof. Gertruda Uścińska. Los presentadores también leyeron cartas de felicitación dirigidas al Prof. Henryk Skarżyński y al equipo del Centro Mundial Auditivo, entre otras de parte del Viceministro de Sanidad Piotr Bromber, del voivoda de Mazovia dr. Konstanty Radziwiłł, del Presidente del Consejo de Administración de los Empresarios de la República de Polonia Rafał Baniak, del Presidente de la Cámara Nacional de Comercio Dr. Andrzej Arendarski o del Presidente del Fondo Nacional de Salud Filip Nowak. Desearon al profesor Henryk Skarżyński muchos más éxitos e inspiraciones y destacaron sus logros no solo en el ámbito nacional, sino también en el internacional, así como su contribución al desarrollo y la promoción de la medicina polaca. También se señaló que el Profesor seguramente iba a asombrar al mundo con sus logros más que una vez….

Era el momento de empezar el concierto…

Y por fin llegó el momento que todos los invitados esperaban: los sonidos fluyeron… El concierto comenzó con la obertura «Carmen», una ópera del compositor francés George Bizet, que fue interpretada por la orquesta de Mazowsze bajo la dirección de Jacek Boniecki. Incluso antes del concierto, el director de la banda y excelente director de orquesta subrayó que se trataba de una celebración del Centro Mundial Auditivo, pero también de las personas que volvían o entraban en el hermoso mundo de los sonidos que resonaban en las salas de concierto. – Los sonidos que también se crean gracias a nosotros», añadió. En nombre de la banda Mazowsze, Jacek Boniecki también felicitó el trabajo creado por el profesor H. Skarżyński. – Este concierto está dedicado a aquellos que no han escuchado estos sonidos. Entre ellos hay personas dotadas de gran talento musical. La experiencia de estas personas es muy difícil, pero la alegría de haber recuperado la audición es grande.

La música de ópera se mantuvo en el escenario durante un período más largo, con la aparición de una dama de la ópera polaca

– Bogumiła Dziel-Wawrowska, estudiante de doctorado de la Universidad Fryderyk Chopin de Varsovia, que colabora con el Teatro Musical de Łódź. Durante esta noche solemne, cantó un aria titulada «Suknio, coś mnie tak ubrała» de «La Condesa» de Stanisław Moniuszko. La artista, que cantó con una hermosa voz de soprano, recibió un caluroso aplauso. – Estoy muy contenta de participar por cuarta vez en este gran evento, el Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares». Es una experiencia extraordinaria tanto para los pacientes como para nosotros, los invitados. Siempre unimos fuerzas y transmitimos buena energía al público. Es un gran placer para mí ver cómo van desarrollándose estos jóvenes en crecimiento, es decir, los pacientes-laureados del Festival. Cada año sus actuaciones son mejores, tanto artística como musicalmente. Creo que esto se debe a su mayor confianza en sí mismos; cada vez se abren más en el escenario. Sus implantes auditivos, que les permiten entrar en el mundo del sonido, se lo permiten. Todo indica que las próximas ediciones serán cada vez más interesantes y de mayor nivel musical», dijo justo después de terminar los ensayos para el concierto de gala.

A continuación, la primera de las ganadoras de este año del Festival «Ritmos de Caracol», Antoanela Elena Isaiu, de Alemania, actuó ante el público.  En un vídeo enviado al Instituto, tocó la pieza para piano «Pavane» de George Enescu. Antoanela es rumana y perdió la audición a los siete años debido al síndrome de Cogan. Tuvo que dejar de aprender a tocar el piano, que había tocado desde la infancia. Su sueño de convertirse en pianista profesional podía no haberse hecho realidad. Sin embargo, tuvo la suerte de conocer a una persona muy especial, un médico, el Dr. Cuda, del hospital de Piacenza (Italia). Gracias a él, puede volver a oír y tocar. Le colocó un implante coclear en el oído derecho. Ahora puede esperar subirse al escenario como pianista profesional. Por ahora, disfruta del canto de los pájaros, de la voz de su hijo, del sonido de la música. Lo que es normal para otros -la audición- es un privilegio y un regalo para ella, dice.

Tras esta emotiva confesión, la siguiente invitada en aparecer en el escenario fue Anna Czupryn, artista, paciente del profesor Henryk Skarżyński, usuaria de implante auditivo, que actúa diariamente con el grupo Tekla Klebetnica, que interpreta música folklórica de toda la cordillera de los Cárpatos, principalmente polaca, eslovaca, húngara y gitana, combinada con música clásica y un delicado toque de jazz. Desde 2006 es su principal violinista y vocalista. Esta vez Ania actuó con su marido, que la acompañaba al acordeón, y con el acompañamiento de una orquesta dirigida por Wojciech Gwiszcz. – Estoy muy contenta de participar en el concierto de gala, que es la culminación del 8º Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares». Es increíble estar en un lugar así: la sede del Grupo Estatal Folklórico de Canto y Danza «Mazowsze». Como paciente del IFPS y antiguo ganador de «Ritmos cocleares», poder actuar en un escenario tan único y con el acompañamiento de la orquesta Mazowsze es un sueño hecho realidad para mí. Esto es algo que siempre he querido hacer con mi banda: actuar con Mazowsze. Es un momento especial», dijo emocionada en una entrevista. – ‘Sé que es gracias al profesor Henryk Skarżyński y al Centro Mundial Auditivo que puedo estar aquí.

Ania demostró verdadera maestría, interpretando maravillosamente la «Rapsodia polaca» al violín, una composición de Jacek Ustarczyk, un amigo de Bielsko-Biała, que fue escrita como homenaje a la música montañesa de las regiones de las montañas Beskid Żywiecki, Silesia y Podhale. La directora de la banda, Tekla Klebetnica, también demostró la potencia de su voz al interpretar las partes vocales de la pieza. – Es una composición excepcional, y espero que le guste a mucha gente», dijo la artista antes de la actuación. Y ciertamente le gustó. Los aplausos continuaron mucho después de que Anna abandonara el escenario.

Mientras tanto, apareció en la pantalla otra ganadora de la 8ª edición de «Ritmos cocleares». Laura Korhonen, de Austria, cantó la canción «Yes, You Can», que compuso ella misma e interpreta a diario con su grupo Satuo. Laura es cantante profesional y profesora de música. Estudió jazz y canto pop en Helsinki y Viena. Perdió la audición en 2018 y recibió un implante un año después, lo que le permitió continuar su carrera musical internacional con su banda Satuo. Este grupo toca música folk con elementos de jazz, pop, buegrass y música escandinava – Laura es de Finlandia. Ha publicado tres álbumes y ha dado más de 150 conciertos en 11 países europeos. En 2016, realizó una gira por Polonia: Cracovia, Tarnowskie Góry, Wrocław y Gorzów Wielkopolski. – Tras la publicación del nuevo álbum en 2023, estamos planeando una gira que también incluirá a Polonia, porque nos gusta mucho este país», dijo Laura. Añadió que ella y su marido han fundado una organización para promover el conocimiento de los implantes cocleares. Trabajan en este campo en Austria y Suiza, organizando diversos actos, conciertos y cursos de danza.

– Weronika Niczyporuk, paciente del profesor H. Skarżyński, usuaria del implante de conducción ósea, cantó una canción de la película «Anastasia» titulada «El tiempo pasa, cuento los días». – fue el anuncio de otro participante del concierto. La artista-paciente ya ha participado, entre otros, en el 51º Festival Jan Kiepura de Krynica-Zdrój, donde cantó una canción del repertorio de Anna German, y en un musical puesto en la Escena Artística de la Ópera de Cámara de Varsovia «Silencio roto», cuyo libreto fue escrito por el profesor Henryk Skarżyński. Weronika ha actuado muchas veces en importantes ceremonias celebradas por el Instituto de Fisiología y Patología Auditiva. Ella misma fue en su día ganadora del Festival «Ritmos Cocleares», al igual que la finalista de este año, Julie Leaning, de 11 años, de EE.UU., que ha tocado al piano la pieza Invención 14 de J.S. Bach. Julie acaba de terminar la escuela primaria y a partir de septiembre empezará la secundaria. Perdió la audición repentinamente, los audífonos resultaron insuficientes, pero afortunadamente lleva un implante coclear desde hace un año. Fu esu madre quien le transmitió el gusto por la música y el piano ya que a la primera le encantaba escuchar a su hija tocar. Luego empezó a tomar clases ella misma, y lo que más le gusta es tocar Bach. En su opinión, las obras de este destacado compositor están llenas de armonía y alegría. – Me gustaría que la gente sintiera paz interior cuando escucha lo que toco. Si lo hacen, lo considero un éxito», añade.

El éxito en la escena profesional lo ha conseguido sin duda la responsable de la organización del Festival, su directora artística Barbara Kaczyńska. Cantando en una hermosa mezzo-soprano la canción de cuna «Instrumentos durmientes» – de su propia creación, con música de Anna Maria Huszcza- le transportó al público durante el concierto al mundo encantado de la infancia. Esta pieza terapéutica se incluirá en un CD que se publicará próximamente en el marco del programa científico y médico «La música en el desarrollo auditivo humano» llevado a cabo por el equipo de musicoterapia del Centro Mundial Auditivo, implementado por iniciativa del profesor Henryk Skarżyński. Barbara Kaczyńska es su coautora, así como su secretaria científica, y siempre se asegura de que los conciertos de gala del Festival incluyan acentos sacados del programa. También ha dirigido el equipo de musicoterapia del IFPS durante muchos años. Justo antes del concierto, Barbara Kaczynska subrayó: – «El concierto de hoy es un acontecimiento excepcional, es el concierto final del 8º  Festival Internacional de Música para Niños, Jóvenes y Adultos con Trastornos Auditivos ‘Ritmos Cocleares’. También está dedicado al 30º aniversario de la inserción del primer implante auditivo en Polonia en una persona sorda por el profesor Henryk Skarżyński. El concierto de este año contará con la participación de artistas que han rendido homenaje a los pacientes que han demostrado al mundo entero que es posible, después de pasar por un camino tan difícil para recuperar la audición, dedicarse a una de las artes más bellas: la música. Además de los ganadores del Festival de este año, que son cinco, actuarán los ganadores de ediciones anteriores, aunque debido al horario del concierto, será un grupo reducido. Actuarán pacientes-artistas que ya hacen música profesionalmente y dan conciertos en Polonia y en todo el mundo. Como homenaje a los pacientes, actuará también la orquesta completa del Grupo Estatal Folklórico de Canto y Danza «Mazowsze» y un grupo de bailarines y solistas. De este modo, todos destacamos la importancia de recuperar el oído, que es esencial para ser un buen músico.

La ganadora del 8º Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares» fue también Karina Sabirova, de 14 años, de Kazajistán, que interpretó una canción folklórica kazaja con la flauta travesera. Karina procede de la pequeña ciudad de Rudnyy, en el norte de Kazajistán. Cuando tenía un año, perdió la audición. Los audífonos que llevaba no funcionaban. A los cinco años recibió un implante coclear. Su desarrollo finalmente despegó, y no sólo fue capaz de oír a sus seres queridos y al mundo que la rodeaba y de comunicarse con otras personas, sino también de explorar el rico mundo de los sonidos y tocar instrumentos. Karina va a la escuela primaria y lleva dos años estudiando flauta en la escuela de música. También se está formando en el estudio del circo y el teatro de marionetas. A menudo actúa en el escenario y participa en concursos y festivales. La participación en los «Ritmos cocleares» es un gran logro para ella.

– La pasión une a la gente, pero las pasiones musicales son únicas, porque la música no conoce fronteras, ni siquiera en lo que respecta a la edad – así anunció Maciej Miecznikowski a un trío multigeneracional de la región Gran Polonia cuando invitó al escenario a la banda de gaitas de Chojniaki. Su líder indiscutible es el miembro más veterano de la familia, Jan Turbański, antiguo ganador del «Ritmos Cocleares» y paciente del profesor Henryk Skarżyński, que se convirtió en un maestro de la gaita de la región Gran Polonia tras recibir un implante auditivo. La banda se completa con las nietas de Jan: Stella y Zuzanna Majerowic. El primero no sólo canta, sino que también toca el violín atado. El grupo presentó una recopilación de canciones folklóricas de la región Gran Polonia.

La última ganadora de este año, a la que pudimos admirar durante el 8º Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares», fue Maria Sharlene Morta. Pianista, compositora y autora de canciones, esta filipina de 22 años se licenciará el año que viene en gestión de empresas musicales en el Meridian International College. Según ella, descubrió su pasión por la música cuando tenía cuatro años. Cuando sintió las vibraciones de las ondas sonoras del piano de su bisabuela, supo que era un amor para toda la vida. Fue su bisabuela quien se convirtió en su primera profesora de este instrumento. Sharlene dice que no ha dejado que su pérdida de audición se interponga en sus objetivos y sueños. – Puedo expresarme aún más con mi forma de tocar», subraya. Durante el concierto final, la filipina interpretó la composición de Raymond Yiu, «Lullaby». También tiene previsto dar su primer concierto de piano este año, que será con fines benéficos para la HearLife Foundation Inc. Filipinas y Anfini ELS Global.

Antes de finalizar la primera parte del concierto, los invitados reunidos en la sala pudieron ver una breve película de archivo que recordaba la primera cirugía de inserción del implante en Polonia en una persona sorda. Tras la proyección, el profesor Henryk Skarżyński destacó que actualmente unos mil millones de personas en el mundo tienen un problema de audición. – En Europa, en particular, se trata de un problema notable, ya que las sociedades de los distintos países están envejeciendo, y casi el 70% de los mayores de 70 años tienen sordera parcial, añadió. Por eso la introducción del programa de tratamiento de la sordera parcial fue tan innovadora. Refiriéndose a las palabras de Séneca: «No hay ningún viento favorable para el que no sabe a que puerto se dirige «, subrayó el profesor, que junto con el equipo del Centro Mundial Auditivo construyó más puertos y aprovechó todos los vientos favorables mientras que toda tormenta y vendaval los intentó domar. También dio las gracias a todos los Amigos de Todos los Tiempos que apoyaron sus actividades. El resultado de este momento tan emotivo para el profesor fue un poema que escribió durante la ceremonia y que leyó en voz alta:

Mis felicidades

Ha llegado el tan esperado día del aniversario

Los recuerdos y las imágenes de hace mucho tiempo han vuelto,

Que siga

Que cree nuestra producción colectiva continua

Y que el conjunto parezca una flor

Porque el mundo es bello

En nombre de todos los pacientes del Centro Mundial Auditivo, a los que el Prof. Henryk Skarżyński devolvió la audición, les permitió encontrar su camino en el mundo de los sonidos, realizar sus sueños y pasiones, incluidas las musicales, Anna Czupryn expresó su agradecimiento. Le agradeció el corazón y el esfuerzo que ponía en su trabajo, en tratar a cada paciente de forma individual, su enfoque individual y la búsqueda de las mejores soluciones. Los agradecimientos se completaron con el canto conjunto del «Cumpleaños Feliz» al Profesor.

Y así llegó el gran final de la primera parte del concierto de gala del 8º Festival Internacional de Música «Ritmos Cocleares», que no podía estar completo sin el himno del festival «El mundo que oigo», tradicionalmente cantado por Barbara Kaczyńska y Maciej Miecznikowski. Solo para recordar, la letra fue escrita por el profesor Henryk Skarżyński y la música fue compuesta por el profesor Krzesimir Dębski.

Un viaje musical por Polonia

La segunda parte del concierto consistió en una extraordinaria actuación musical titulada «Un caleidoscopio de colores polacos», en la que participó el Grupo Estatal Folklórico de Canto y Danza Tadeusz Sygietyński «Mazowsze», que llevó a todos los invitados a un viaje musical único por Polonia. El programa consistió en una selección de canciones y bailes de diversas partes de Polonia, así como de danzas nacionales. Mazowsze es un grupo con una tradición extraordinariamente rica – fue fundado en 1948, y dentro de un año celebrará su 75º aniversario- que ha actuado en todos los continentes, en 51 países, y es un embajador indiscutible de la cultura polaca. – Mazowsze podría llamarse teatro musical o grupo artístico», dijo Agata Konarska al presentar las actividades y el carácter de éste. Músicos, solistas, bailarines, es decir, una orquesta profesional, ballet y coro, todo ello se engloba bajo una sola  palabra «Mazowsze».

El público estaba encantado, como demuestran los aplausos, que no cesaron y volvieron a llamar a los artistas al escenario.

Al final de esta extraordinaria velada, Jacek Boniecki, director de Mazowsze, volvió a felicitar al profesor Henryk Skarżyński por tan maravilloso jubileo y por el hecho de hacer cosas extraordinarias, que ayudan a otros, hacen ser humilde ante la vida, son expresión de un arte extraordinario y, sobre todo, de un corazón maravilloso. También deseó más éxito al profesor y a todo el equipo del Centro Mundial Auditivo.

– La 8ª edición del Festival ha quedado atrás. Nuestra alegría por poder compartir la música es grande. También debemos alegrarnos de que tengamos en nuestro país a tan grandes especialistas como el profesor Henryk Skarżyński, que no solo ayuda a los pacientes a recuperar la audición, sino que también les ayuda a compartir su talento», dijo Maciej Miecznikowski en una entrevista tras el concierto. – Gracias al profesor, puedo hablar contigo, puedo escuchar, cantar, compartir música. Tengo una deuda de gratitud con el profesor, que intento saldar con mi participación en estos hermosos eventos», añadió.

El profesor Henryk Skarżyński, por su parte, destacó que durante la velada se mostraron las posibilidades de la ciencia y la medicina modernas a través del prisma de lo que acaban de presentar sus pacientes.

– Se han presentado en un escenario en el que actuaban profesionales del grupo Mazowsze. Resulta que es posible tocar y cantar en condiciones mucho más difíciles -con enfermedad, después de un tratamiento, rehabilitación- mostrando la máxima profesionalidad artística, vocal e instrumental.

– La octava y fantástica edición del Festival «Ritmos Cocleares» ya es historia.  Seguramente será recordado por los participantes, invitados y amigos como un evento artístico y científico, con un toque de gran humanismo, porque más allá de la cultura, la ciencia y la medicina, apela a instintos profundamente arraigados en el ser humano. Los artistas del grupo Mazowsze se inclinan hoy ante otros artistas cuyo camino hacia el logro artístico fue mucho más difícil. Estos dos mundos, impregnados el uno en el otro, han demostrado lo bello que puede ser el mundo», dijo el profesor Henryk Skarżyński para concluir.